Pidamos y se nos dará

Por: Alfredo Ballesteros

Nos quejamos de todo lo que nos pasa, y creemos que el destino nos juega chueco y que ya tenemos una vida predestinada y que nunca podremos cambiar.

Qué poca fe tendremos al creer que no podemos cambiar, Dios mismo nos dice:
Pidan y se les dará. Todo llega a su tiempo. Pero a veces somos tan extremistas que queremos que todo lo que pedimos sea concedido como por obra de magia, Dios puede, claro que puede porque Él es el Todopoderoso, pero también es cierto que no cumple caprichos.

Y también es cierto que nosotros no sabemos pedir, como es cierto que Dios concede solamente lo que nos es bueno para nuestra salvación.

Todo esto es simplemente para saber que Dios nos conoce tan bien, que sabe lo que nos hará bien y que no y lógicamente, lo que no nos hará bien, ni será para nuestra salvación, Él nunca nos lo dará.

Más si nos aferramos a querer conseguir lo erróneo, tal vez lo consigamos; pero a la hora de las fallas, Dios ya sabe que fallaremos y ahí aun está la gracia, la gran misericordia que nos llega en el momento de la confesión, Dios Todopoderoso nos conoce y sabe que somos débiles y conoce dónde fallaremos y sabe que nosotros necesitamos de Él para todo. Así es que Él nunca nos deja, nos ama y quiere lo mejor para nosotros. Somos nosotros los que no lo aceptamos a Él.

Oremos a Dios y pidámosle solamente lo que sea bueno para nuestra salvación, que no mande obstáculos que impidan nuestro camino a encontrarnos con Él.

Que el pecado nunca nos aleje de Dios y corramos a confesarnos y encontrarnos con Él para que Dios mismo derrame toda su misericordia para que nuestro camino sea siempre hacia su presencia.

No seamos tan cerrados y sepamos que Dios nos ama a tal extremo que entregó a su Hijo Único para nuestra salvación.  Solamente nos pide nuestra conversión; así que pidamos nuestra conversión y no seamos católicos a nuestra comodidad. Eso no es ser católico y mucho menos creer en Dios.

 
Oprimir CTRL para varias opciones

Síguenos en: