Estrellas vs. héroes

Hace varios meses, me pidieron escribir sobre estrellas y héroes; ¿qué los hace diferentes, cuáles son dignos de admiración y quiénes deberían ser un modelo a seguir? Comencé mi búsqueda en Hollywood (¿dónde más?), pues allí a tantos artistas los llaman “estrellas”. Durante varias semanas, todas las páginas web informativas que visité tenían reportajes de las terceras nupcias de la famosa Kim Kardashian. Obviamente había encontrado a una estrella.

Kim Kardasian se casó con Kanye West el fin de semana del Día de los Caídos y el circo mediático en el que esta pareja respira y vive, como parte del reality de los Kardashians, casi garantizaba que se leería y sabría más acerca del vestido de novia de Kim, que de nuestros héroes caídos y heridos. Los medios de comunicación llamaron “la boda del siglo” a la boda de una mujer joven cuyo ascenso a la fama se basa en un video sexual con un rapero considerado uno de los más groseros en la industria musical. Desafortunadamente, el negocio de la telerealidad ha convertido a personas como la familia Kardashian en imperios mediáticos que gastan millones de dólares en promoverse en nuestras pantallas y los noticiarios. Con tanta cobertura mediática, Kim Kardashian podría ser llamada una estrella, aunque no un modelo admirable para nadie.

Mientras las supuestas estrellas estaban diciendo su “Sí, acepto” en Florencia, Italia, en Mineápolis, una de las mentes más grandes en la tecnología de la medicina del corazón, Manny Villafaña, estaba preparándose junto a su esposa para ver a sus hijas gemelas graduarse de secundaria. La historia de Manny —una leyenda gracias a la fe y el trabajo duro— es una compartida por la mayoría de los latinos: sus padres se mudaron aquí buscando una vida mejor y él nació y creció en un área urbana de delincuencia, pandillas y pobreza. Después de la escuela, corría por callejones en el Bronx para evadir a los pandilleros que buscaban reclutarlo, generalmente con violencia si la respuesta era no. Corría hacia el Kips Bay Boys and Girls Club de Nueva York al que le atribuye mantenerlo seguro y fuera de las calles.

En mayo de 2014, Villafaña recibió un grado honorario de Doctor en Ciencias de la Universidad de Iowa y ha sido reconocido por la Sociedad Mundial de Cirujanos Cardiotorácicos como una “Leyenda viviente de la medicina”. Los logros de Villafaña han transformado la industria de la cirugía cardíaca: ha creado numerosos marcapasos, válvulas cardíacas y estents abiertos; es el coinventor del marcapasos que funciona con litio; y es el fundador de Cardiac Pacemakers, Inc./Guidant Corporation, St. Jude Medical y ATS Medical. En 2007, lanzó su séptima compañía, Kips Bay Medical, Inc., una empresa de dispositivos médicos que se centra en el desarrollo de nuevas tecnologías para salvar la vida de pacientes de cirugía de corazón. En definitiva, este latino con raíces puertorriqueñas ha pasado toda su vida creando la tecnología y los dispositivos médicos que en las manos de cirujanos cardiacos salvan vidas alrededor del mundo.

Sin olvidar sus raíces y la organización que lo acogió bajo su protección, lo mantuvo a salvo y le dio oportunidades, visita Kips Bay Boys and Girls Club varias veces al año; financió su nueva piscina; otorgó varias becas de escuela secundaria; contribuyó a un nuevo centro de tecnología; y alienta a otros individuos exitosos a apoyar causas nobles. En Mineápolis, Villafaña y su esposa Elizabeth contribuyeron y ayudaron a recaudar fondos para restaurar la cúpula de cobre de St. Mary’s Basilica, la primera en Estados Unidos. Manny Villafaña es sin lugar a dudas un héroe digno de respeto y admiración.

 

 

 
Oprimir CTRL para varias opciones

Síguenos en: