Una celebración de familia, fe y cultura

 

Por Elisabeth Román

Fotos: EnREDaT

La lluvia no alejó a miles de personas de una celebración eucarística especial para orar por los DREAMers, los inmigrantes y los niños indocumentados procedentes de América Central y detenidos en centros de internamiento y procesamiento federales. La misa denominada “Comunión y Misión” fue presidida por el Padre Rosendo Urrabazo, C.M.F., Provincial de los Misioneros Claretianos de Estados Unidos; y concelebrada por los padres Benjamín Romero Arrieta, C.M.F., Párroco de Nuestra Señora de Guadalupe en Chicago y Mark Brummel, C.M.F.

  

“Cuando andaba cruzando el desierto habría dado lo que fuera por la lluvia que tenemos hoy. Cuando tenía hambre en el desierto, deseaba el pan que se nos dio hoy en la misa. Éste es uno de los momentos más especiales que he vivido en este país”, dijo una mujer en silla de ruedas, empapada en agua, que se quedó toda la liturgia con su madre de 90 años.

Los misioneros claretianos habían sido invitados por el Pilsen Neighbors Community Council (PNCC) a celebrar la liturgia en Fiesta del Sol, un evento de cuatro días que congrega a más de 1.2 millones de personas cada año. Ésta fue la primera vez en la historia de 42 años del festival que se incluyó una celebración de fe. “PNCC y los claretianos hicieron historia en Fiesta del Sol”, dijo Juan F. Soto, Director Ejecutivo del PNCC: “Fiesta del Sol siempre busca reunir a la comunidad en una celebración de familia y cultura. Este año añadimos la fe como un modo de reunir a hispanos y no hispanos en apoyo a los inmigrantes y los jóvenes que buscan un modo de conseguir una educación, un trabajo y contribuir en los foros culturales, sociales, económicos y políticos de Estados Unidos”.

El Centro de Recursos para el Ministerio Hispano de los claretianos pasó nueve meses planificando y coordinado la logística de esta celebración histórica, trabajando con los Misioneros Claretianos, el PNCC, Enreda-T, Tribeza y la Oficina de Educación y Asuntos de Inmigración de la Arquidiócesis de Chicago, entre muchos otros colaboradores y voluntarios. “De manera especial recordamos a los muchos jóvenes que llegaron a Estados Unidos de muy niños y han crecido en nuestras escuelas, han jurado lealtad a nuestra bandera y quieren continuar su educación y tomar su lugar entre los ciudadanos de este gran país. Los llamamos soñadores, porque han crecido creyendo en el Sueño Americano. En sus mentes y corazones son ciudadanos. Ahora le pedimos al Congreso que los haga ciudadanos bajo la ley”, dijo el Padre Urrabazo en su homilía.

El senador Dick Durbin, el alcalde de Chicago Rahm Emanuel, la vicegobernadora de Illinois Sheila Simon, el representante estatal de Illinois Tom Cross (que apoyó la concesión de licencias de conducir a indocumentados) y el concejal Daniel Solís (que representa a la comunidad hispana más grande de la ciudad) participaron de la celebración, entre otros líderes políticos y comunitarios, expresando su apoyo a los inmigrantes, los DREAMers y los menores que cruzan la frontera solos.

“Aunque tenemos nuestros propios desafíos en casa, no podemos dar la espalda a niños que escapan del peligro”, dijo el Alcalde Emanuel durante la ceremonia previa a la procesión de una milla antes de la misa. “Todos nosotros somos hijos, nietos o biznietos de familias que en uno u otro lugar soñaron con la promesa de Estados Unidos. Los miles de niños en la frontera, que se fueron de la violencia, son bienvenidos en la ciudad de Chicago. El asunto de estos niños es una crisis humanitaria creciente que ya no se puede ignorar y la ciudad le está dando la bienvenida a 1,000 niños de América Central”, dijo.

El Senador Durbin, que radicó la Ley Dream (siglas en inglés de Desarrollo, Alivio y Educación para Menores Extranjeros) dijo: “Ésta es una misa dedicada a los DREAMers. Estos jóvenes que llegaron a EE.UU. no por su propia elección, que han vivido aquí y que ahora piden una oportunidad de demostrar de lo que son capaces”.

Fiesta del Sol es el festival hispano más grande del medio oeste, libre de alcohol y tabaco. Desde 1972, el PNCC ha organizado el evento y los ingresos generados se han invertido en becas para jóvenes, recursos para apoyar la educación, defensa de los derechos civiles de los inmigrantes y desarrollo de la fuerza laboral

Para ver más fotos de la procesión y misa, visita nuestra página de Facebook.

 

 

 
Oprimir CTRL para varias opciones

Síguenos en: